Octubre está siendo un mes algo complicado en Cataluña. La situación política está algo revuelta con la eclosión del Procés: en la celebración del Referéndum, el intento de declaración de la República Catalana y la respuesta del Gobierno de España a tal situación. No soy comentarista político, pero sí que estoy al tanto de la movida social que todo está conllevando.

A mí, que me gusta dibujar en la calle, me tiene todo activado ver que cada semana hay varias manifestaciones en la calle, repletísimas de gente diversa en un tono mayoritariamente pacífico y alegre, aunque lo que las está motivando sea una situación tensa y de incertidumbre. Tiene algo de atávico y gregario juntarse con mucha gente y caminar, cantar canciones o solo hacer silencio con el objetivo claro de ser tenidos en cuenta por aquellos que trajinan con el devenir político.

Este mes estoy dibujando mucho en mis cuadernos y algún día me servirá de recuerdo de lo que fueron estos días. Es algo interesantísimo dibujar en medio de una manifestación, una votación, un acto: por la coyuntura técnica, por la cantidad de movimiento de la gente, por la cantidad de gente, por la cantidad de ambiente sonoro, …  y porque uno va también cargado de sus ideas al respecto.

No sé cómo quedará la coyuntura cuando pase el tiempo, pero espero que nadie ni nada nos gaste las ganas de reír, de expresarnos, de dibujar y de pensar con todo el respeto y el con todo el criterio que podamos.

Aquí algunas vistas. Puedes ver otros más aquí.

 

Compartir